Ampliación del DNU 332

Fue publicado en el BO del día de la fecha el Decreto 376 que introduce modificaciones al DNU 332, creado del Programa de Asistencia al Trabajo y a la Producción por la Emergencia Sanitaria COVID19.

Las principales modificaciones en materia laboral y de la seguridad social son las siguientes:

  1. Se elimina el REPRO como beneficio, quedando unificada la ayuda en el pago del Salario Complementario que consistirá en en una suma abonada por ANSES a todos los trabajadores cuyos empleadores cumplan con los requisitos establecidos por el Decreto,
  2. El Salario Complementario será equivalente al 50% del salario neto de Febrero 2020, no pudiendo ser inferior al Salario Mínimo Vital y Móvil, ni superior a dos veces el mismo o al salario neto tomado como referencia,
  3. Esta asignación complementaria se considerará A Cuenta del Salario del Mes o de la Asignación en dinero que el trabajador deba percibir en concepto de Suspensión Art. 223 Bis (Recuerden la importancia de mantener actualizada la información del CBU del trabajador en Simplificación Registral)
  4. Ya no se establece que la condición para acceder a la reducción del 95% de las contribuciones patronales SIPA sea tener menos 60 empleados o bien llevar adelante un proceso preventivo de empresa en crisis,
  5. El DNU 332 establecía que los empleadores debían demostrar una sustancial reducción de sus ventas desde el 20 de Marzo 2020, fecha que fue modificada por el 12 de Marzo de 2020.

El Decreto 376 aplica a todos los efectos económicos producidos desde el 12-03-2020 y sus beneficios podrían extenderse en forma total o parcial a los empleadores y trabajadores afectados por el aislamiento hasta inclusive Octubre 2020. Por el momento todas las empresas que hayan realizado la Adhesión y posterior presentación al Programa ATP a través del sitio web de AFIP deberán seguir con atención las comunicaciones de los organismos a través de su Ventanilla Electrónica.

 

Alternativas a los Despidos Sin Causa y Suspensiones

Tal como oportunamente informamos, desde la publicación del Decreto 329-2020 ocurrida el pasado 01-04-2020 (ver Suspensiones y Despidos, por ahora están prohibidos) se encuentran prohibidos los despidos sin justa causa, regulados por el Art. 245 de la LCT (y con la indemnización por antigüedad duplicada hasta el 12-06-2020) así como las suspensiones por falta de trabajo o por fuerza mayor, que se rigen por la misma LCT, Arts. 219 al 221.

Sin embargo, el mismo Decreto que prohíbe a las empresas tomar estas medidas también admite la aplicación de Suspensiones conforme a lo establecido por el Art.223 Bis de la LCT, el cual prevé que el trabajador perciba durante el lapso en cual está suspendido una compensación económica que se pacta como un porcentaje de su salario, y que puede determinarse en forma individual o colectiva. Dicha compensación será base de cálculo para los Aportes y Contribuciones con destino al Régimen Nacional de Obras Sociales y no tributará a los restantes conceptos del SUSS.

Resulta ser una medida para considerar ya que no desampara al trabajador, garantizándole al menos parcialmente su ingreso mensual y adicionalmente le garantiza que el empleador va a mantener los pagos con destino a su cobertura de salud, por un plazo anual máximo de 75 días, ya que encuadraría como suspensión por fuerza mayor.

Otra alternativa que podría adoptarse es la reducción horaria del personal, con su consiguiente y proporcional reducción salarial, que implicaría convertir, por un lapso determinado, el contrato de tiempo completo en un contrato laboral de tiempo parcial, situación aplicable para el caso de reducción de tareas en la empresa o ciertos puestos. Si se aplica esta medida conviene recordar que la LCT establece que los trabajadores con una carga horaria superior a las 2/3 partes de la jornada normal y habitual percibirán su salario completo, por lo cual recomendamos que la reducción de la jornada resulte inferior a dicha proporción.

Sea que se adopten medidas para suspender conforme a lo regulado por el Art. 223 Bis o bien que se hagan acuerdos para reducir las jornadas de trabajo, con reducción salarial, en todos los casos es importante recordar que los fondos destinados a las Obras Sociales deberán calcularse en base al de un trabajador que presta servicios por tiempo completo.

Síntesis

A modo de conclusión recomendamos considerar la Suspensión Art. 223 Bis LCT para aquellos establecimientos sin actividad alguna y/o para aquellos puestos donde la posibilidad de trabajar en forma remota no es posible (Ejemplo personal de limpieza, operarios en fábricas cerradas, cadetería), en tanto que la reducción de jornada y de salarios en igual proporción sea considerada en casos de reducción drástica de actividad por causas no imputables al empleador, para todos o algunos de los puestos de la empresa.

Una misma empresa podría aplicar una combinación de medidas según cuál sea su plan para afrontar las tareas que puede llevar adelante en el aislamiento, en particular tratándose de actividades no esenciales según del Decreto 297 y sus modificatorias.

Las acciones mencionadas requieren no sólo del consentimiento del trabajador, el cual será solicitado y prestado en el marco del principio de buena fe que rige a las relaciones laborales, sino además de una correcta y bien administrada instrumentación, por lo cual resulta de gran importancia solicitar asesoramiento a los asesores legales de la empresa para su implementación.