F.572 Web Año 2014 – Fecha límite: 31 de Enero 2015

El 31-12015 es la fecha límite que los trabajadores tienen para presentar mediante el F572 web (SIRADIG) las deducciones correspondientes al año 2014.

Recordemos que todos los trabajadores cuyos ingresos superan la suma de $250.000 brutos en el año están obligados a declarar sus deducciones personales por este medio, por lo cual corresponde en este mes hacer una revisión del total de ingresos de cada trabajador incluido en las nóminas y reiterar la comunicación oportunamente realizada a los interesados para que actualicen sus formularios en caso de corresponder.

El agente de retención, es decir el empleador, no debe asumir ningún tipo de compromiso ni riesgo tomando deducciones que no se encuentran declaradas bajo las formalidades exigidas por la normativa, por lo que deberá hacer un minucioso control de los casos donde podrá receptar F. 572 manuales y donde deberá exigir los que se emiten mediante SIRADIG.

Tres Omisiones muy comunes… conversando con colegas

Conversando e intercambiando experiencias profesionales con los colegas, veo que hay ciertas obligaciones que muchas empresas están omitiendo cumplir y que podrían ser objeto de sanciones fácilmente evitables.

Me refiero puntualmente a:

  • Notificación por escrito al empleado de las pautas normadas por la RG 3418  (SIRADIG) dentro de los 30 días siguientes al ingreso de los nuevos colaboradores, e inclusive se ha omitido dicha notificación al personal activo al mes de Diciembre 2012, dejando constancia de dicha entrega a disposición del fisco (lo más recomendable es en el legajo del empleado)
  • Entrega del recibo de haberes con la leyenda en la cual se expresa “Remuneración y/o Haber no sujeto al Impuesto a las Ganancias – Decreto PEN 1242/2013” para quienes hayan percibido entre Enero y Agosto de 2013 remuneraciones inferiores a $15000,
  •  Emisión del F.649 con la liquidación anual del impuesto a todo el personal en nómina, sin importar si se ha encontrado o no alcanzado por el gravamen,

Estamos en una situación donde la liquidación del impuesto resulta casi más trabajosa que la de los sueldos propiamente dichos, y son muchas las tareas, los cálculos y los recaudos que los organismos de controlar nos exigen que realicemos, pero es mejor que tomemos la precaución de cumplir con la normativa y evitar sanciones futuras.